Los ministros de Justicia de los estados federados alemanes proponen una reforma de la ley de atribución de apellidos para hacerla más flexible y acorde con los principios de la sociedad moderna.

El Ministro de Justicia alemán, Marco Buschmann, está planeando una reforma de la actual ley alemana que regula la atribución de un apellido a un niño. La ley actual se considera inflexible, demasiado complicada y, en algunos casos, no respeta el derecho del niño a la autodeterminación. Así lo decidió la Conferencia de Ministros de Justicia en Schwangau, recogiendo la iniciativa de Sajonia y Turingia.

La ley actual de atribución de apellidos estipula que el hijo de una pareja casada recibe automáticamente el apellido común de los padres. En caso de que la pareja casada no haya elegido un apellido familiar común, debe hacerse una declaración en la que se especifique el apellido que se le da al recién nacido. En el caso, además, de que la pareja no esté casada, al niño se le asigna automáticamente el apellido de la madre.

El cambio propuesto daría más libertad de elección para el apellido que se le dé al niño, permitiendo también la atribución de un doble apellido, es decir, el del padre y el de la madre. Se espera que el proyecto de ley se presente pronto, ya que no se ha declarado ninguna fecha precisa.

En este enlace puede ver las modalidades y restricciones actuales para asignar apellidos a sus hijos.